domingo, 14 de octubre de 2018

El reto

Les ofrezco el siguiente microrrelato, finalista en el día de hoy en el "Concurso literario Té con Tagore", en Aspe (Alicante)
Gracias por estar.
Nelo
El reto
¿Por qué escogiste la percusión?, fue la primera pregunta que me hizo el jurado del Conservatorio. Tenía que haber respondido: porque mi cuerpo vibra cuando suenan los platillos, la caja o el tambor, y la música fluye como sangre por mis venas…, u otra cursilada por el estilo. Pero habría mentido.
Cuando empecé a tocar la batería vivía con mis padres, a las afueras de la ciudad. Se dedicaban a la ganadería. Mi madre se encargaba de los animales, y mi padre repartía leche y huevos por los pueblos de la contornada. Pero siempre llegaba tarde, a veces sin dinero, con la ropa apestando a perfume barato y el aliento a vino agrio.
Cuando oía llegar la furgoneta, me bajaba corriendo al sótano. Había fabricado una batería con viejos pucheros y cubos de pienso, que aporreaba durante horas, con dos baquetas de mimbre, para no escuchar los lamentos de mi madre y los golpes, insultos y amenazas que le profería mi padre.
“¿Por qué escogiste la percusión?”, repitió uno de los miembros del jurado, arrancándome de mi ensimismamiento.
“Porque, de no haber encontrado un instrumento a través del que poder desprenderme de toda la rabia que llevaba dentro, habría acabado golpeando a mi padre”, respondí sereno.
Y, tras un breve lapso de apabullante sobriedad, empecé a tocar la pieza que me había preparado para las pruebas de admisión.


La imagen puede contener: 1 persona, sentado

No hay comentarios: