viernes, 19 de noviembre de 2010

¡Oh, Yeah!

Acabo de revisar los cambios propuestos por la Real Academia, modificaciones que pretende aplicar al leguaje que utilicé al redactar estas líneas. Resumo brevemente:
La "Y griega" se nombrará "ye", articulándola como el resto de consonantes. Desparecería la tilde en palabras como "sólo" (solamente), y de los pronombres "éste", "ésta" y "éstos", quedando como determinantes, o en palabras como guión, truhán... También se pretende eliminar la tilde diacrítica en la "o" entre cifras: ya no se escribirá 1 ó 2, sino 1 o 2. Se parecerá al 102, digo yo. Si creyera en Dios, clamaría al cielo. ¿No son pasos hacia atrás, al menos en los casos mencionados?

Sinceramente, me parecen cambios tontos, incluso absurdos, una adaptación innecesaria que potenciará el mal uso, la dejadez en la redacción, aumentando progresiva e inevitablemente la incultura. ¿Acabaremos escribiendo con el lenguaje de los sms? ¿Convertiremos un "te quiero" en un vago "tq"?... Suena romántico, ¿verdad? ¡Arriba la generación nini, la telebasura, el frikismo ilustrado! ...Espero que alguien aprecie la ironía, por supuesto, o puede que la ignoracia me haga llorar. 
Primero fué la Ñ, y ahora esto. ¿Por qué no experimentan con el Esperanto, como idioma universal, para que se extienda su uso? Siempre me pareció una buena idea, nacida como utopía, pero que desde sus inicios consideré práctica. Y a los que nos gusta el español por su riqueza y buen sabor, por favor, dejen sobre la mesa propuestas coherentes y no traten de justificar su puesto con ideas tan refrescantes, que ya entramos en el invierno.
Mi opinión no es hoy la de un escritor novel con espíritu agustino, sino la de un lector inacabado, que lee mientras espera su turno en el médico o nadan sus hijas. Por tanto, nublada. No me cierro a respuestas que atenúen mi visceral desazón. Sería demasiado pretencioso, para un idiota con un lápiz en la mano, ondear bandera en medio de una batalla de números y letras, y no recibir un solo tiro en la frente con forma de punto y final. Tomaré la "Y", correré a mi trinchera y con dicha letra me haré un tirachinas a la espera.
Salu2.
Nelo

5 comentarios:

JUAN dijo...

Yo estoy contigo, Nelo, seguiré escribiendo como me han enseñado y como leo en los libros de los autores que nos han puesto como modelo-guías de lo que debe ser el idioma Castellano.

Me parece una barbaridad lo que hacen estos señores de la Real Academia. Son unos vejetes que deben aburrirse mucho en tan majestuosa sala y no saben qué inventar para pasar a la posteridad como el que hizo esto o aquello, poniendo la escritura al alcance del más torpe."Escritura para torpes" podría llamarse al libro con los cambios que ellos promulgan. o bien, "Hágalo ustde mismo, escribalo como quiera".
Tantos centros Cervantes abiertos y mantenidos por España en todo el mundo para dar a conocer y proteger la riqueza del idioma y vienen estos a anular el trabajo realizado por los anteriores miembros.
Mejor que se dedicaran a jugar al dominó o a las damas y esperasen su relevo plácidamente.
Un abrazo.

Manuel Pérez Recio (Nelo) dijo...

Nos vemos entonces en la trinchera, compañero Juan. Al menos, por esta, no pasarán.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Un buen análisis de lo que quiere cambiar la Real Academia de la
Lengua, yo opino como tú: creo que son pasos atrás,favorece el que al final todos acabemos escribiendo mal con poco
esfuerzo....
Besos
TQ, ja,ja

Sonia

Manuel Pérez Recio (Nelo) dijo...

Sonia, al menos tú me seguirás leyendo, transgresor o conservacionista, lo sé, no te queda otra, ja,ja,ja (esta risa escrita me da una grima...)
Besos

Lidia B. Castro Hernando dijo...

En un todo de acuerdo con vos, Nelo. Yo como escritora y correctora, sigo aplicando las normas anteriores. Éstas me parecen soberanamente inútiles y se prestan a confusión.