jueves, 17 de marzo de 2011

Humanidad versus La Tierra

La energía nuclear, a debate. Pero ya sabíamos de las virtudes y defectos del átomo, y no hace poco. Quizá somos algo avestruces, o ya nos tocó el alzheimer. Ahora que le llegó el turno a Japón (uno de los países más y mejor preparados en materia de cataclismos), medio mundo se conmueve a la par que acongoja, y manda revisar una por una todas las instalaciones nucleares (operación que llevará a cabo una subcontrata, con todos los permisos y autorizaciones, pero austera con sus trabajadores). Más me impone a mí la calma, con que un pueblo sabe llevar el desastre.

Que sí, que es la energía más barata, y con diferencia contrastada. ¿Cuál es el problema? Se habla de debate, preocupación, condiciones… efectos a largo plazo (¿a largo?) El camino a una solución definitiva es más bien corto, un sendero pedregoso de pronunciada pendiente, donde cada piedra es un coste. Y llegó el tema económico, como punto y final, arrastrando tsunamis de palabras que solapan el miedo, trasformándolo mágicamente en falaces suspiros de alivio: Japón, queda muy lejos, aquí nunca sucederá nada por el estilo. No seamos cretinos. A la Tierra le duele el corazón, por culpa de una bacteria que obstruye sus venas, de nombre Humanidad. Y mucho me temo que, nuestra Pacha Mama, se prepara para defenderse. Y no existe energía nuclear que pueda detener a una madre herida.

Pongan a todos los guionistas de series B a trabajar en ideas para extraer energía hasta debajo de las piedras, pues, por lo visto, la mayoría de científicos-políticos carecen de imaginación, o de dinero, o de tiempo, o de valor. ¿O acaso no temenos sol, luna, mareas, temperatura en la corteza terrestre?... ¿Acaso existen pilas más duraderas que las citadas, dinamos más regulares? Yo, que trabajo el el sector energético, les aseguro, revisando con esmero mis humildes conocimientos, que no.

Salud

Nelo

2 comentarios:

JUAN dijo...

Nelo, tal como comenté ayer en Facebok, tengo un libro publicado en 1978: “Centrales Nucleares, Imperialismo Tecnológico y Proliferación Nuclear”, que compré hace treinta años en una librería grande de la calle Cuba, en Valencia. El libro trata sobre los peligros de las centrales nucleares. Cuando Vicens Fisas lo escribió sólo había dos o tres en funcionamiento y siete en construcción y ocho más con autorización para construirlas en España. Yo trabajaba en la C.N de Cofrentes cuando compré el libro.
A los peligros de los terremotos el autor añadía los atentados terroristas a las propias centrales y a los vehículos que transportan los residuos que generan. Añadía la dependencia de España de los países que abastecen el uranio enriquecido..., que entonces eran Inglaterra y EE.UU. España produce uranio, pero debía enviarlo fuera para enriquecerlo. Y en un momento dado esos países pueden influir en el sistema de gobierno chantajeando con dejar a la nación a oscuras al no abastecerlo de la materia prima nuclear: el U235. No olvidemos que Argentina perdió la batalla de las Malvinas porque EE. UU, amiga de Inglaterra, no les envió repuestos para los modernos barcos y aviones que les habían vendido.
Luego llegó Felipe y paralizó las construcciones de centrales nucleares que había en marcha: Lemoniz y Valdecaballeros, cambiándolas por las tradicionales de carbón, de fuel o de gas. Así, la que había proyectada en Los Barrios, Carboneras..., Pueblo nuevo, etc, se hicieron de ciclo combinado y de carbón en vez de nucleares. Y ahora el mismo Felipe que nos convenció del peligro nuclear, vuelve a asegurarlo contrario: que son necesarias y recomendables por su limpieza y seguridad. ¡Lo que pueden los 200 mil euros que le pagan como consejero de una compañía energética! Con esta catástrofe se ha cumplido lo que presagiaba el autor del libro que les comento:"Colonización nuclear USA", y también se cumple una vez más la Ley de Murphy: Si algo puede pasar, pasará tarde o temprano.

Y anteayer, en un debate de Onda Cero, un estúpido afirmaba que en el mediterráneo no pueden suceder Tsunamis y que estamos seguros porque no es zona de terremotos. ¿El hecho de que haya dos volcanes en Italia no dice nada? ¿No pueden entrar en actividad y mover la tierra y el mar?
¡Anda que como nos tengan que salvar estos consejeros vamos aviados!
Un abrazo, amigo.

Manuel Pérez Recio (Nelo) dijo...

Muchas gracias, compañero Juan, por tu aporte tan rico en experiéncias. Estoy convencido de que, ese libro que citas, contiene más verdades que la Biblia. El Apocalipsis no está esrito, lo escribimos nosotros día a día con nuestros actos.
Yo, que vivo en Valencia, te puedo decir que esta es una zona de actividad sismica moderada. Y la palabra moderada no alienta nada, estando Cofrentes a menos de 150 kms de mi casa.
Por cierto, aunque respeto mucho a Felipe, por buen orador, para mí ya no tiene la misma credibilidad que antaño.
Abrazos