viernes, 30 de enero de 2009

O sí...

Hoy he sabido que la Audiencia Nacional española ha imputado al ex ministro israelí de Defensa Benjamin Ben Eliezer, y a una serie de militares israelíes, de un delito contra la humanidad perpetrado, presuntamente, hace seis años, cuando las fuerzas israelíes atacaron la Franja de Gaza y mataron a un dirigente de Hamas y a 14 civiles, entre los que se encontraban 11 niños, lanzando una bomba de una tonelada desde un avión de combate.
Israel se niega a colaborar, como cabía esperar.
Es un paso importante, sin duda. La justicia va abriendo puertas... Tras ellas asoma la esperanza. Si hace unos días me quejaba de la pasividad internacional ante este tipo de hechos, hoy me alegra saber que todavía existen jueces sensibles a las voces casi anónimas que, desde hace tiempo, reclaman la atención de un primer mundo ensimismado en la oscura vorágine económica de los últimos meses.

Nelo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya veremos donde acaba... SEguro que dan marcha atrás. Aunque me gustaría que la acusación no quedara en agua de borrajas.
J.P.M.

Manuel Pérez Recio dijo...

Al menos, se hizo. Es un paso.
Saludos, JPM
Nelo